¿Por qué mi empresa debería estar en Internet?

  • Porque en Internet tu negocio está abierto 365 días al año, 24 horas al día.

Tanto si comercializas productos como si lo que ofreces son servicios debes estar en internet. Tu web o blog aquí están disponibles a cualquier hora.

Yo, por ejemplo, soy madre trabajadora y no tengo tiempo de ir de tiendas en horario comercial normal, soy usuaria y compradora a través de internet: ropa, calzado, libros, cosas para mi hijo, etc. Cuando la casa se queda tranquila, normalmente a altas horas de la noche y antes de que todos se levanten miro, curioseo o busco directamente lo que necesito.

Si lo que ofreces es un servicio: eres médico, dentista, quiropráctico, estilista, abogado, consultor… tu web o blog está explicando qué servicios das (te ahorrará mucho tiempo perdido en explicaciones) y si alguien está interesado en hablar contigo contactará o te pedirá cita a través de tu formulario de contacto o tu email. Es decir, cuando está en caliente, después de leer sobre tus servicios, aunque sea un domingo o las 3 de la madrugada, te puede pedir cita. Años atrás hubiese tenido que llamar en horario de oficina, que no estuviera ocupado el teléfono, que la persona que lo atiende cogiera bien el recado…

  • Porque tus futuros clientes ya están en Internet.

Internet deslocaliza tu marca. Puedes acceder a nuevos clientes estén donde estén. Pones una tienda con acceso desde todas las partes del mundo: tu tienda puede estar en un pueblo de Teruel y vender a Japón o por lo menos, si no necesitas tanto, a cualquier parte de España. Si lo que vendes es asesoramiento o servicios, se pueden hacer muchas cosas a través de email, Skype, videoconferencias, etc., Yo misma trabajo y colaboro en perfecta armonía con clientes y proveedores con los que nunca me he visto offline, es decir, con los que aún no me he podido dar la mano.

  • Porque “Un cliente bien atendido es un cliente satisfecho”.

Es decir, Internet te ayuda a fidelizar a los clientes que ya tienes. Puedes crear comunidad a través de redes sociales, puedes dar respuesta inmediata a sus dudas o quejas, puedes responder, dialogar y en definitiva dar un servicio posventa más completo, rápido y directo.

  • Porque la publicidad es más barata y autogestionable, puedes seleccionar mejor a tu público objetivo y se puede medir el retorno en la inversión (ROI).

Hay un mito con que Internet es gratis (de eso hablaremos otro día), pues no, no es gratis y mucho menos la publicidad en Internet. No es gratis pero es más barata, escalable (nos podemos gastar progresivamente lo que nos apetezca e ir aumentando), se puede dirigir a públicos objetivos concretos (no es indiscriminada como un cartel en la calle) y tiene muchas más armas, aunque no son perfectas aún, para medir la repercusión que hemos tenido gastándonos ese dinero, es decir, el ROI o retorno en la inversión.

  • Porque mejora la imagen de tu empresa como empresa moderna y actualizada.

Muchas personas (como yo) vemos un negocio en la calle, en un anuncio o nos lo recomienda alguien y lo primero que hacemos es consultar en Internet a ver qué tiene y cómo lo tiene. Es una tarjeta de presentación excelente tener una presencia en Internet clara, sencilla y sincera.

  • Porque es rápido e inmediato. Si quieres cambiar o añadir productos, servicios, mensajes…

¿Cuántas veces has publicado un folleto y en menos de 6 meses ha quedado desactualizado en cuanto a productos o precios? ¿Cuántas veces nos hemos emocionado pidiendo tarjetas de visita que después han venido con un error en el teléfono o simplemente hemos cambiado de número o email? Las plataformas (por ejemplo wordpress o prestashop) para webs y blogs hoy en día son fáciles de utilizar y fomentan la autogestión, ya no hace falta ser informático para tener una tienda online y actualizar productos y precios o para escribir sobre nuestros servicios o nuestro sector en Internet.

  • Porque la comunicación con tus clientes y proveedores es más directa y permite y fomenta el diálogo con ellos.

Como explicaba en el apartado 3, Internet te permite escuchar a tus clientes y proveedores de manera inmediata para responder, crear flujos de trabajo, intercambiar ideas, resolver problemas.

  • Porque la competencia seguramente ya estará y no se puede ser el último.

 

Y sobre todo porque seguramente ya se está hablando de tu empresa en Internet ¿no quieres saber lo que dicen? Si se está hablando mal ¿no te gustaría conocerlo para resolver los problemas? Si se está hablando bien ¿no deberías premiar o agradecer a esas personas? Si no se habla… si no existes, ya sabes lo que pasa…

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *